737 días perdidos en la Antártida

Pocas veces el ser humano ha vivido más al límite que el explorador Shackelton y sus 27 marineros en su viaje a la Antártida, iniciado en agosto de 1914.

sci0402shackleton_A3[1]

Ciertamente el mensaje de convocatoria de Shackleton era elocuente:

“Se buscan hombres para viaje peligroso. Salarios bajos. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se garantiza retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito”.

anuncio-1914-shackleton-para-expedicic3b3n-endurance[1]

A pesar de su advertencia, con seguridad, el mítico explorador no se podía ni imaginar lo que realmente les esperaba en este viaje. La idea era tan sencilla de explicar, como difícil de realizar. Cruzar la Antártida de punta a punta. Sin embargo, ni siquiera pudieron iniciar su intento porque en mitad del camino, en medio de un glaciar y a miles de kilómetros de distancia de la civilización, su barco, el Endurance, quedó encallado en el hielo. Con la esperanza de que las condiciones climáticas cambiaran permitiendo continuar su marcha, se inició un largo periplo de vida en el barco aislados del resto del mundo. Lo que pensaban iban a ser semanas se convirtieron en meses. Shackleton organizó todo tipo de actividades para tener a su tripulantes entretenidos y evitar que cayeran en la locura. Desde partidos de fútbol a obras de teatro pasando incluso por un baño en el hielo, a 20 grados bajo cero, jaleado por todos sus hombres. 9623387850_1470de10ee_z[1]Hasta consiguió convencer al cocinero de la expedición para que se especializara en el asado de pingüino. Sin embargo, cuando llegaron las noches de 24 horas, la moral de la tripulación estuvo a punto de hundirse definitivamente.

Finalmente, se produjo el esperado cambio de las condiciones climáticas, pero a peor. Las temperaturas extremas hicieron que se intensificara la presión del hielo sobre el barco y empezaron a producirse pequeñas pero constantes entradas de agua. El barco se iba a pique.

images-7[1]

Se vieron así obligados a acampar a la intemperie. Durmiendo sobre una capa de hielo con cientos de metros de aguas oceánicas debajo. Finalmente, después de una larga travesía con los botes salvavidas a cuestas, consiguieron salir de nuevo a aguas abiertas. Al tratarse de expertos marineros, con la única ayuda de sus mapas y la posición del sol, lograron alcanzar la isla más cercana.

Una vez en Isla Elefante el panorama seguía siendo desolador. Abandonados en un islote en mitad de los hielos antárticos las posibilidades de ser rescatados eran muy escasas, por no decir nulas. Entonces Shackleton entendió que su única posibilidad de supervivencia pasaba por iniciar una expedición a los asentamientos balleneros ubicados en las Islas de Georgia del Sur y, una vez allí, organizar una misión de rescate de la tripulación abandonada en la Isla Elefante. Se trataba de una expedición suicida pues había que navegar más de 1.200 km en un bote salvavidas. Finalmente, formaron la expedición Shackelton y otros 4 hombres. Uno de esos 4 hombres era Frank Worsley, quien se reveló como uno de los mejores marineros de la historia.

1834347[1]

A día de hoy sigue siendo difícil explicar cómo pudieron cruzar 1.200 km en un bote de esas dimensiones y en esas condiciones, pero lo consiguieron. Shackleton cedió el liderazgo en esta ocasión a Worsley y éste, con gran pericia, consiguió que la pequeña expedición llegara a su destino. Una vez allí, y tras no pocas peripecias entre las montañas nevadas consiguieron, por fin, entrar en contacto con los balleneros y organizar el rescate de sus 23 compañeros.

Finalmente, a mediados de agosto de 1.916, más de dos años después del comienzo de la aventura, consiguieron llegar a la Isla Elefante y rescatar a sus compañeros.

Aunque parezca increíble ningún hombre perdió la vida en aquella expedición.

Nota: Agradecer a Blanca y Juan habernos dado a conocer esta asombrosa historia. Si alguno quiere saber más acerca de la misma os recomendamos el documental titulado “el capitán de Shackleton”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Héroes anónimos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a 737 días perdidos en la Antártida

  1. Miriam dijo:

    No hay nada imposible, eh!!

    Me gusta

  2. Tito dijo:

    Lo mejor era la convocatoria! El mensaje y la historia es épica
    Hay alguna pelicula sobre el tema o en general la Antartida?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s