Un partido entre trincheras

Dentro de tres días, será la Nochebuena de 2014 y se cumplirán exactamente 100 años de la conocida como “tregua de Navidad” que se produjo en la Nochebuena de 1914, unos meses después del comienzo de la Primera Guerra Mundial.

Esta historia se conoce gracias a las numerosas cartas enviadas por los soldados de ambos bandos desde las trincheras, así como por las fotografías que inmortalizaron aquél increíble momento.

Cuentan esas cartas que en la Nochebuena de 1914, en el lado alemán de las trincheras, empezaron a cantar el “Stille Nacht” (Noche de Paz). Minutos después, los soldados británicos, seguramente algo desconcertados pero también esperanzados, no dudaron en responder cantando villancicos en inglés. Entre cánticos pasaron la noche sin un solo disparo.

Al día siguiente, ya día de Navidad, un reducido grupo de alemanes salieron de sus trincheras con un bandera blanca (según los distintos relatos aquí varía ligeramente la versión, porque hay quién dice que fueron los británicos los que se adelantaron). Sea de quien fuera la iniciativa, el caso es que se juntaron hombres de ambos bandos en mitad del campo de batalla. Confraternizaron, se intercambiaron algunos obsequios (chocolate, tabaco etc) y decidieron pactar una tregua durante todo el día.

truce[1]

 

Se acabó montando incluso un partido de fútbol entre ambos bandos (según las cartas se impuso Alemania por 3-2). Siendo la Primera Guerra Mundial, para la mayoría de historiadores, la más cruenta y mortífera de la historia, llama especialmente la atención este episodio de concordia y conciliación.

tregua-de-navidad-1914[1]

Esta navideña e increíble historia también tiene su lado oscuro. En los Altos Mandos de los dos ejércitos no sentó nada bien la tregua pactada por los soldados. Varios de los cabecillas que la lideraron en el bando alemán fueron enviados al frente oriental. La cosa fue aún peor en el bando aliado. Hay constancia incluso de algún fusilamiento, a modo de medida ejemplar, para evitar cualquier otra tentación de confraternizar con el enemigo. También se ocultó la existencia de dicha tregua a la población civil. El Daily Mirror preparó una edición especial hablando de la misma pero fue confiscado por las autoridades.

daily-mirror-1ww[1]

Pero un siglo después, merece la pena recordar y honrar a aquellos soldados que, aunque sólo fuera por unas horas, tuvieron la valentía suficiente para dejar de luchar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Héroes anónimos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un partido entre trincheras

  1. Paloma dijo:

    Nacho precioso, me ha encantado, gracias por compartirlo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s