La regata más peligrosa del mundo

 

Hace unas horas ha finalizado la 70 edición de la regata anual entre Sidney y Hobart. Esta regata se viene celebrando de forma ininterrumpida cada 26 de diciembre desde 1945, cuando un grupo de marineros, liderados por un almirante inglés, decidieron hacer ese trayecto para celebrar el final de la II Guerra Mundial. Lo que imaginaban iba a ser una apacible travesía se convirtió en un infierno. Más de la mitad de las embarcaciones tuvieron que retirarse antes de llegar a la meta, en Hobart.

sidney%20hobart_MGzoom[1]

La dureza de la regata es extrema. Se trata de navegar durante más de 1.000 km, atravesando el Estrecho de Bass con vientos salvajes que empujan a las embarcaciones al Océano Antártico y levantan olas enormes (en alguna edición han alcanzado más de 20 metros). Se inicia siempre el 26 de diciembre (“Boxing day”) desde el puerto de Sidney, generalmente con tiempo apacible y soleado dado que es verano en Australia, y los barcos se dirigen hacia Tasmania, en los confines del mundo, encontrándose por el camino  con todo tipo de inclemencias y riesgos.

sydney-hobart-start[1]

En la regata participan todo tipo de embarcaciones llegadas desde cualquier parte del mundo. Entre los marineros podemos encontrar a expertos profesionales, millonarios aventureros y navegantes completamente amateurs. En la primera edición el ganador tardó 6 días en completar el recorrido. En la actualidad el récord está en 42 horas.

1-RSH-Borlenghi_Varuna1[1]

La carrera entrega dos trofeos principales. Al ganador en tiempo real (el que primero cruza la línea de meta). Y al ganador contando el hándicap. Es decir, dados los diferentes tamaños de los barcos (que van desde los 30 metros de eslora hasta mini embarcaciones de apenas 6 metros), se establece un sistema de hándicap para valorar los tiempos realizados, según las posibilidades de los barcos. Así, en el ganador con hándicap a veces se imponen embarcaciones pequeñas tripuladas por marineros locales frente a megacascos tripulados por los mejores marineros del mundo. Otro atractivo más de esta regata tan peculiar.

En cualquier caso, más allá de quién se imponga, ya es todo un triunfo para cualquier barco cruzar la línea meta (todos los años se producen varios abandonos). Esta regata es otro ejemplo más de mujeres y hombres que se ponen así mismos al límite, y lo traspasan.

Ya lo dice la leyenda… cualquier marinero que se precie debe completar, al menos una vez en su vida, la temible regata entre Sidney y Hobart.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias del deporte. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s