El oscar más misterioso de la historia

A una semana de la ceremonia de entrega de los oscars hemos decidido hacer un pequeño homenaje en nuestro blog a la entrega de premios más famosa del cine. La historia de esta semana la catalogamos como leyenda, puesto que nunca se ha podido confirmar su veracidad. Aunque si se analiza detenidamente a su protagonistas, y a sus circunstancias, es muy posible que no se trate de una simple leyenda.

oscars[1]

Los oscars son elegidos por más de 6.000 académicos (casi todos ellos ganadores o nominados a un oscar). Estos premios suponen prestigio y reconocimiento profesional para todos su ganadores. Pero, además de eso, mueven muchísimo dinero. Tanto por las apuestas que se realizan en torno a sus ganadores (aunque hay porras muy importantes sin dinero de por medio), como por los anuncios televisivos destinados a una audiencia de más de 1.000 millones de personas en todo el mundo. Por ello, es especialmente importante que no haya manera de conocer a los ganadores antes de que se abra el famoso sobrecito. Y, por ello, la Academia encarga, desde la creación de estos premios, a la firma Pricewaterhousecooper el recuento y control de los ganadores en cada categoría. Para reducir al máximo el riesgo de cualquier filtración sólo dos personas en el mundo conocen a los ganadores en cada categoría.

Dicho esto nos remontamos al año 1993. El legendario, excéntrico e indescriptible Jack Palance va a hacer entrega del oscar a la mejor actriz secundaria. Hay una favorita indiscutible. Vanessa Redgrave (por “Regreso a Howard’s end”). Junto a ella están nominadas tres actrices consagradas y una jovencísima actriz neoyorkina llamada Marisa Tomei. Ésta última, completamente desconocida y nominada por una película menor (“mi primo Vinny”), parecía acudir sin la más mínima posibilidad de victoria.

jack-palance-oscar-535-x-300[1]

El bueno de Jack Palance abre el sobre y deja a todo el auditorio atónito: (según él) el oscar va para…Marisa Tomei! en el momento la cosa no pasó de ser la monumental sorpresa de la noche.

Pero con el paso del tiempo la historia ha ido creciendo en interés. Al parecer, Jack Palance no leyó el nombre que había en el sobre, sino el que le dio la gana. Tal cual.

En apoyo a esta conclusión hay numerosos indicios. El primero que varias personas han afirmado que aquella noche Palance había tomado 4 o 5 vinitos de más. El segundo que, tras el revuelo, muy pocos académicos reconocían haber votado a Marisa Tomei. El tercero el rumor de que Jack Palance había presumido, días antes en sus círculos más cercanos, que iba a entregar el oscar a quien le diera la gana. Y el último, y posiblemente más concluyente, es la forma en la entregó el oscar.

Si repasamos uno de los momentos más comentados de los oscars comprobamos que Jack Palance está especialmente locuaz en la presentación. Justo antes de entregar el oscar, recuerda (sin que venga mucho a cuento) que cuatro de las nominadas son inglesas y la otra de Nueva York. Antes de abrir el sobre pronuncia el clásico “el oscar va para” y justo después de abrirlo en vez de decir el nombre de la ganadora (como corresponde y se hace siempre), duda un segundo, y repite “el oscar va para” y suelta la bomba…

Tomei-Oscar-Win[1]

En fin, los defensores de que nada raro sucedió argumentan que, de lo contrario, las dos únicas personas que conocían el verdadero nombre habrían saltado inmediatamente al escenario y habrían interrumpido la ceremonia para aclarar la situación. Aunque, si lo pensamos bien, tomar esa decisión en pocos segundos, con una audiencia millonaria y con la pobre Marisa rebosante de alegría con el oscar en la mano no es tan fácil…

Marisa Tomei, cansada de los rumores, pidió meses después a la academia que emitiera un comunicado expreso ratificando su oscar. Pero no lo hicieron alegando que era mejor no hablar más del tema. Por su parte, en cada entrevista que le hacían a Jack Palance le preguntaban por el temita y, el muy pirata, nunca lo confirmaba…ni lo desmentía.

En 2006 Jack Palance nos dejaba y se llevaba el secreto consigo. Lo que es indiscutible es que, sea falsa o cierta la historia , entregó un oscar que se ha convertido en leyenda.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Leyendas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El oscar más misterioso de la historia

  1. CURRA dijo:

    Muy buenas, pues mira por donde yo estoy convencida de que esta historia es verdad.
    La de cosas que pasaran en los OSCAR siendo una ceremonia en directo que no trascienden, para una que se sabe hay que pensar que esto paso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s