El médico de los pobres

 

En los países más desfavorecidos unas simples cataratas desembocan a menudo en ceguera. Muchas personas no pueden costearse la cirugía correspondiente y su visión va degenerando hasta que desaparecer por completo.

Según la organización mundial de la salud hay actualmente 30 millones de personas ciegas que podrían ver si fueran intervenidas con la correspondiente cirugía.

Y si dicha cifra no es aún mayor es gracias a  Sanduk Ruit que lleva tres décadas intentando frenar esta situación.

Este cirujano nepalí se ha pasado gran parte de su vida operando a personas pobres, con poca o ninguna visión, de cataratas. Pare ello ha desarrollado una técnica que permite llevar a cabo la operación en cinco minutos y con un coste mínimo. Resumidamente, su técnica consiste en hacer una incisión en el ojo para eliminar la catarata y suprimirla por una lente artificial de bajo coste.

Sanduk-Ruit-Eye-Doctor-Anthem-Culture[1]

Sanduk se ha recorrido multitud de países en Asia y África y ha conseguido devolver la vista personalmente a más de 100.000 personas. Pero su mayor logro es que su técnica ha sido aprendida por muchos médicos locales que han conseguido eliminar la ceguera total o parcial de más de 3 millones de personas.

Al parecer, cuanto más inaccesible es el pueblo en cuestión más empeño pone Sanduk en llegar para curar la ceguera a aquél que lo necesite. Este doctor quedó marcado a los 17 años por la muerte de su hermana a causa de una tuberculosis que no fue tratada porque vivían en un pueblo remoto del Himalaya, alejadísimo de cualquier hospital. Por ello, Sanduk no tiene problema en improvisar operaciones en tiendas de campaña o incluso establos. Siempre afirma que todas las dificultades quedan compensadas cuando les quita el parche del ojo a sus pacientes y éstos estallan de alegría al volver a ver…

8726_sight-020914-m[1]

Lógicamente su reputación es legendaria en gran parte de dichos territorios. Al fin y al cabo ha conseguido cambiar la vida de muchísimas personas. Sin duda su hermana, allá donde se encuentre, se sentirá muy orgullosa de él.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Héroes anónimos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s