Un disco sin fronteras

Pasadas las vacaciones volvemos con nuestras historias con historia semanales.

En esta ocasión nos retrotraemos a los años 70, en un barrio marginal de Detroit. Por aquellas calles deambula, casi como un vagabundo, un joven con una guitarra a las espaldas. En la zona le conocen como Rodríguez. Por el día sale adelante haciendo trabajos esporádicos en la construcción. Pero su verdadera pasión es componer y cantar canciones. A menudo da conciertos para un público reducido en pequeños bares de su barrio. De alguna manera su existencia ha llegado a oídos de un importante cazatalentos que se desplaza a Detroit para escucharle en directo. Hay una atmósfera casi irrespirable en el local. Es pequeño, está lleno y todo el mundo fuma. Entre la humareda, el cazatalentos advierte a Rodríguez, de espaldas al público, tocando su guitarra y cantando sus bonitas pero a la vez tristes canciones. En pocos días Rodríguez había firmado su primer contrato con una discográfica.

wondrus-sixto-rodriguez-detroit[1]

En la discográfica están convencidos de que Rodríguez va a ser todo un éxito. Lo tiene todo: talento, un look enigmático y unas letras rebeldes. En pocas semanas saca su primer disco “Cold fact”. El disco es un rotundo fracaso y apenas tiene repercusión en USA. En la discográfica siguen convencidos de que es un gran artista y entienden que el fracaso ha sido producto de la mala suerte, así que le producen un segundo disco “Coming from reality”. Este segundo disco vuelve a pasar completamente desapercibido en USA. Rodríguez es despedido de la discográfica y vuelve a su vida de albañil. Nunca más volvió a sacar un disco de estudio.

Hasta aquí estamos ante una historia como tantas otras de músicos que se quedan por el camino. Sin embargo, la historia de Rodríguez es realmente diferente. Uno de sus discos llegó a Sudáfrica. Al parecer lo llevó una norteamericana en un viaje aquél país. Estamos a mediados de los 70, el Apartheid está en pleno apogeo. En un país lleno de prohibiciones y de represión las letras de Rodríguez calan pronto en la gente. Comienza el boca oreja y se empiezan a hacer multitud de copias piratas de su disco y su nombre pasa a ser muy conocido allí.

Todo esto sucede a miles de kilómetros de distancia de Rodríguez que ignora por completo que está triunfando en otro país.

Pero la fama de Rodríguez en Sudáfrica va en aumento. Sus canciones se convierten en un auténtico himno antiapartheid hasta el punto de que el Gobierno prohíbe escuchar sus discos. Salen grupos de música sudafricanos que imitan su estilo.

Y todo sigue sucediendo con el absoluto desconocimiento de Rodríguez.

En Sudáfrica se ha consolidado el rumor de que Rodríguez se suicidó hace años. Pero la pasión por su música es tan grande que un grupo de fans inician una investigación para saber más acerca de él. Después de muchas investigaciones averiguan que Rodríguez sigue vivo, trabajando como un humilde albañil en su Detroit natal. Cuando Rodríguez se entera de que es un artista de culto en Sudáfrica no da crédito. Estamos a finales de los 90, el apartheid acaba de caer y Rodríguez es invitado a hacer una gira de conciertos por Sudáfrica.

Cuando llegó al aeropuerto de Ciudad del Cabo le esperaban miles de personas. Todos querían ver en persona al hombre cuya voz les había acompañado en una época tan dura. Rodríguez no podía creerse el recibimiento que le esperaba. Menos aún tocar en un estadio repleto de personas enfervorecidas que cantaban de memoria todas sus canciones. Allí es una leyenda.

concierto-en-sudafrica[1]

Hizo 5 giras más por Sudáfrica pero donó casi todo lo que ganó con ellas. Prefería seguir con su estilo de vida humilde en su ciudad natal.

5[1]

Eso sí, volvió a sentirse músico.

Si alguien quiere saber más acerca de esta historia le recomendamos ver el documental “Searching for sugar man” ganador del Oscar en 2012.

Nota: Agradecer a Miriam habernos puesto en la pista del gran Rodríguez.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un disco sin fronteras

  1. CURRA dijo:

    lLo primero mi asombro de que vuestro bloc ya sea famoso, acabo de ver un anuncio al final de la historia d Rodriguez d FOTOCASA o os lo han colao…

    Me gusta

  2. CURRA dijo:

    Sobre Rodriguez pobrecillo, demasiado buena persona para convertirse en un gran cantante americano

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s