Un jardín como medicina

Viajamos esta semana hasta Japón, concretamente hasta Miyazaki. Allí se encuentra una granja habitada por nuestros dos protagonistas.

El matrimonio Kuroki vivía feliz en su granja con sus dos hijos. Las cosas les iban bastante bien y estaban ahorrando para jubilarse y cumplir su sueño de dar la vuelta al mundo juntos.

Sin embargo, como tantas veces pasa en la vida, las cosas no salieron según lo planeado. La señora Kuroki padecía diabetes y tuvo unas complicaciones inesperadas que le afectaron gravemente a la vista. La situación fue degenerando hasta que se quedó completamente ciega. Tenía 52 años.

Sin embargo, lo peor no fue la ceguera en sí misma. Lo más grave era que dicha situación fue entristeciendo poco a poco a la señora Kuroki que cayó en una profunda depresión. Llegó un momento en el que apenas salía de casa. Lógicamente su marido estaba muy preocupado y trataba de animarle de todas las formas posibles “la vida sigue”… pero no era capaz de conseguirlo.

Afortunadamente a veces la vida ofrece una segunda oportunidad a quien sabe luchar por ella. Un buen día apareció en su jardín una extraña flor denominada Shibazajura y conocida por su potente y agradable aroma. Casualidad o destino, el señor Kuraki supo ver una oportunidad para ayudar a su esposa. Desde ese momento puso todo su afán en plantar semillas de aquella flor en el inmenso jardín que rodeaba su granja.

Pronto comprobó que su plan funcionaba. Atraída por ese atractivo aroma su esposa comenzó a salir más de casa. Poco a poco. Paso a paso.

Después de dos años de duro empeño Kuraki había creado para su mujer un maravilloso jardín con 7.000 preciosas y, sobretodo, aromáticas flores. La señora Kuraki conmovida, tanto por los maravillosos olores que la rodeaban como por el entrañable esfuerzo de su marido, recuperó la sonrisa y ya sale a pasear cada día junto a su esposo…por su jardín.

El jardín del matrimonio Kuraki tiene tal extensión y belleza que se ha convertido en un monumento turístico de la zona. El señor y la señora Kuraki reciben encantados a todas las personas que quieran pasear y disfrutar de su jardín.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s