Una escuela debajo de un puente

A situaciones desesperadas, medidas desesperadas. Eso es lo que debió pensar Rajesh Kumar Sharma al ver cientos de niños a su alrededor sumidos en la más extrema pobreza y sin la más mínima posibilidad de cursar estudios.

Rajesh sabe que la única posibilidad de que esos niños tengan un futuro es que consigan una educación. Por ello, decidió abandonar todos los días varias horas su propio negocio (una tienda de comestibles) para poder dedicarle ese tiempo a los niños que no tienen acceso a la escuela. De esta forma, ha improvisado una escuela en medio de un barrio humilde de Nueva Delhi. La escuela no tiene puertas, ni paredes y el techo es el puente del metro. Tampoco hay pupitres y las improvisadas pizarras son un par de cuadros negros.

Sin embargo, esas precarias condiciones no impiden que Rajesh pueda enseñar a los niños nociones básicas de escritura, lectura y matemáticas a fin de que puedan dar el salto a las escuelas públicas.

Recibe a alumnos de entre 4 y 12 años y ya ha conseguido formar a decenas de alumnos que han recuperado el tren perdido y están actualmente cursando sus estudios en una escuela pública. No obstante, muchos de esos niños siguen apareciendo en la particular escuela de Rajesh para que les ayude con su plan de estudios.

La labor de este profesor tan especial empieza con los padres de los niños. La mayoría de ellos prefieren que sus hijos trabajen, por lo que Rajesh les tiene que convencer de que es mucho más conveniente para su futuro que dediquen tiempo a ir a la escuela.

Cuando inició su proyecto apenas tenía 3 o 4 alumnos en clase.

Actualmente tiene más de 200, sin contar aquellos que ya ha conseguido inscribir en la escuela pública oficial.

En la India se aprobó hace unos años la enseñanza pública gratuita para todos los alumnos menores de 14 años. Sin embargo, muchos padres analfabetos no consideran relevante la educación de su hijos y no les llevan a la escuela. Muchos de esos niños tienen un nivel de educación muy retrasado en comparación con otros niños de su misma edad que sí fueron a tiempo a la escuela.

Por todo ello, es fundamental la labor de Rajesh dando una nueva oportunidad a muchos niños que tienen la suerte de cruzarse en su camino.

Como tantas veces hemos visto a lo largo de este blog, Rajesh vuelve a demostrar que lo importante no son los medios, sino la voluntad.

Nota: Agradecer a Quique habernos descubierto esta particular pero necesaria escuela.

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s