El biblioburro

Aunque parezca increíble bien entrada la segunda década del siglo XXI todavía hay bastantes lugares en el mundo con acceso casi nulo a los libros. Sin embargo, afortunadamente, como tantas veces ha quedado reflejado en algunas historias de nuestro blog, allá dónde existe una injusticia a veces aparece un héroe que se rebela contra ella.

Este es el caso de Luis Soriano Bohórquez  y ésta es su historia.

En el departamento de Magdalena, en Colombia, se encuentran multitud de niños y no tan niños sin apenas acceso a los libros. Su situación económica es muy precaria y su ubicación geográfica, alejados de las ciudades, tampoco ayuda. Luis Soriano era plenamente consciente de esta situación y un buen día decidió hacer algo al respecto.

Su idea fue maravillosamente sencilla, o quizás sea mejor decir sencillamente maravillosa. Cogió sus dos burros, la hembra llamada Alfa, el macho llamado Beto (toda una declaración de intenciones), los cargó de libros y se tiró literalmente al campo a compartir dicho conocimiento con todos aquellos que no han tenido oportunidad de adquirirlo.

Cuenta que al principio era recibido en las aldeas con una mezcla de admiración, precaución y sorpresa. Actualmente, después de más de una década recorriendo el campo a lomos de su burro, simplemente es esperado con alegría por los niños de los lugares que visita.

Luis Soriano tiene una lema: “si los niños no tienen biblioteca a la que ir, será la biblioteca la que vaya hasta los niños”, y así es como creó su biblioteca itinerante que él mismo bautizó como biblioburro.

Por supuesto como todos los grandes proyectos va creciendo con el tiempo. Actualmente se ha puesto en marcha de forma paralela el “Biblioburro Digital” que quiere utilizar la tecnología para llegar a todavía más gente e incluso también se ha iniciado el proyecto “Cine al campo” con la idea de que los niños también tengan acceso a películas, documentales y cortometrajes. Luis Soriano cada vez cuenta con más personas que le apoyan a impulsar y desarrollar todos estos proyectos.

Parece increíble pero una sola persona utilizando únicamente su imaginación, libros y dos burros ha abierto las puertas del conocimiento a cientos de niños.

Nota: Agradecer al Oruga habernos descubierto al creativo y entrañable profesor Luis Soriano.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s