Buscando a Wally

Acabadas las vacaciones volvemos con muchas ganas y sobretodo con muchas historias con historia…

¿Es posible conseguir que las obras de un edificio se conviertan en un entretenido juego para los niños enfermos de un hospital infantil? Jason Haney ha demostrado que sí.

Este humilde albañil pasó por una experiencia traumática cuando su hija pequeña sufrió un derrama cerebral. Afortunadamente su hija pudo salir de aquello no sin antes haber compartido con sus padres muchísimas horas en un hospital.

La coincidencias de la vida a menudo hacen acto de aparición puesto que años después de aquello Jason ha sido destinado a la construcción de un edificio que se levantaba precisamente enfrente de un hospital infantil, concretamente el Hospital Infantil South Bend en Indiana.

Jason era muy consciente de las anónimas batallas y largas horas de espera que se vivían en cada una de las habitaciones del hospital situadas justo enfrente de su construcción, así que con la inestimable ayuda de su hija, ideó un juego para intentar animar y entretener a todos esos pequeños. Construyeron un Wally de dos metros y medio y decidieron jugar con los niños de enfrente al conocido juego de ¿donde está Wally?, pero no en uno de sus famosos cuentos, sino a tamaño real.

Jason esconde a Wally en algún lugar del edificio en construcción y reta a los niños a averiguar su ubicación.

Su iniciativa ha tenido tanto éxito entre los niños y sus padres que hasta han creado una aplicación de Facebook para organizarlo todo mejor. Cada día Jason mueve de ubicación a Wally y comienza de nuevo el juego. De hecho, animado por el éxito de su iniciativa, está construyendo ahora Minions gigantes para ampliar el número de retos a su jóvenes vecinos.

Wally se ha hecho muy popular también entre los trabajadores del hospital y familiares de los pacientes.

Hasta una aburridísima obra puede convertirse en toda una motivación para unos niños que pasan por un momento muy complicado. Sin duda la imaginación puede derribar prácticamente cualquier barrera.

Nota: Agradecer a Peque habernos descubierto esta entrañable historia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Héroes anónimos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s