Sólo les separan 70 añitos

Esta semana viajamos hasta Seattle. Allí se encuentra la residencia de ancianos Providence Mount San Vincent. Los responsables de dicha residencia han tenido una brillante idea para dotar de un mayor dinamismo y alegría a sus viejecitos huéspedes: han montando una guardería en la residencia.

De esta forma de lunes a viernes los ancianos interactúan con los pequeños de primaria que se muestran indiferentes a sus achaques y buscan con inocencia jugar con ellos. Para los creadores de esta iniciativa este proyecto experimental debe consolidarse por todo el país puesto que para los mayores es muy terapéutico interactuar y jugar con los niños y, a su vez, los peques aprenden y disfrutan de tan experimentada compañía. Los expertos en geriatría aseguran que este cruce intergeneracional es la mejor medicina para las personas mayores.

La referida iniciativa ya ha sido imitada con éxito en diferentes países. En España, sin ir más lejos, ha sido adaptada gracias a la gestión de Catalina Hoffman que ha unido los mundos de la residencia de Vitalia Ferraz y los niños del Sagrado Corazón de Jesús.

Los beneficios de esta iniciativa llegan hasta al punto de conseguir que personas mayores recuperen el contacto con  una realidad que estaban a punto de abandonar. La relación y los vínculos emocionales que se producen entre los mayores y los niños son sencillamente mágicos.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s