Hooligans con corazoncito

 

Viajamos esta semana a Holanda. Allí el fútbol es un deporte muy popular y seguido aunque no siempre bien entendido. En Holanda se encuentran algunos de los hooligans más temibles y temidos de Europa. Concretamente los del Feyeno0rd (equipo de Rotterdam)  han protagonizado tristes episodios de violencia organizando auténticas batallas campales en las ciudades a las que se desplazan como equipo visitante.

El último  y vergonzante episodio ha sido un enfrentamiento brutal contra los hoolingans de un equipo francés a patada y puñetazo limpio en medio de un bosque.

En el otro extremo nos encontramos con los hinchas del modesto equipo holandés Ado Den Haag (de la Haya) que son los protagonistas de nuestra historia con historia de esta semana.

Dichos hinchas solicitaron entradas para asistir al partido que tenía que disputar su equipo precisamente frente al Feyenoord. Al recibir las entradas solicitadas les comunicaron que estarían ubicados en lo alto de la grada (como se hace habitualmente con los hinchas del equipo contrario para tenerles controlados e intentar evitar enfrentamientos) y les informaron que, justo debajo suyo, estarían ubicados los niños del hospital de Rotterdam que habían sido invitados a ver ese partido.

Los hinchas del Ado, equipo cariñosamente conocido como “la Cigüeña”, tomaron buena cuenta de la información facilitada e iniciaron sus gestiones internas.

Llegó el día del partido y los hinchas del ADO, perfectamente uniformados con los colores de su equipo (verde y amarillo), se mostraban animosos con diferentes cánticos que en ocasiones se imponían a los del resto del estadio. En esas estaban cuando, de repente y de forma sincronizada, empezaron a lanzar cientos de objetos a la grada situada exactamente abajo, donde se encontraban ubicados los niños del hospital de Rotterdam. Rápidamente se advirtió que lo que les lanzaban eran cientos de peluches que habían estado recolectando durante toda la semana para ellos. Los niños sonreían alucinados y maravillados de que les llovieran peluches literalmente del cielo.

La hinchada del Feyenoord, agradecida con el gesto, se puso en pie y aplaudió durante un buen rato el bonito detalle de los aficionados del equipo rival.

Para los más curiosos indicaros que el vídeo del momento está subido a YouTube.

Hay muchas maneras de tomarse el fútbol, el deporte y la vida en general. Los hoolingas del Feyernoord han elegido la peor de la posibles y los hinchas del Ado la mejor. Al final, casi todo se limita a la elección de cada uno.

Nota: Agradecer a Fucho y María B. habernos descubierto a los entrañables hinchas de la Cigüeña.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s